Utilizamos cookies propias y de terceros en nuestra web con fines analíticos para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información sobre la política de cookies aquí. aceptar
Almohadas

Las almohadas pueden marcar la diferencia entre lo que es un sueño reparador o una noche dando vueltas en la cama. No hay otro lugar donde pasamos más tiempo en el transcurso de nuestra vida que en la cama. Alrededor de un tercio de nuestra vida la pasamos tumbados en el colchón. Basado únicamente en ese valor, ya se puede ver qué papel tan impo...

Las almohadas pueden marcar la diferencia entre lo que es un sueño reparador o una noche dando vueltas en la cama. No hay otro lugar donde pasamos más tiempo en el transcurso de nuestra vida que en la cama. Alrededor de un tercio de nuestra vida la pasamos tumbados en el colchón. Basado únicamente en ese valor, ya se puede ver qué papel tan importante juega ese espacio en nuestras vidas.

Almohadas

Cuando hablamos de dormir bien no hay que centrarse únicamente en cuánto tiempo, que ya es importante. La calidad del sueño es también fundamental y las almohadas juegan un papel fundamental en este terreno. Seguramente ya has experimentado alguna vez la siguiente situación, incluso más a menudo de lo que quisieras.

Las almohadas pueden mejorar la calidad de tu descanso

Es tarde, estás cansado y tienes una clara conciencia en la cama, no paras de dar vueltas en la cama, ahora boca arriba, ahora del otro lado y no eres capaz de dormir. No puedes descansar, no estás lo suficientemente cómodo, has pasado la noche en vela y no has dormido casi nada.

A la mañana siguiente, tienes que levantarte sin haber descansado bien, te sientes exhausto y tienes por delante todo un día de duro trabajo. Trabajo donde seguramente no vas a rendir adecuadamente, por falta de concentración, cansancio y seguramente dolores de cuello y cabeza, especialmente si no tienes la almohada adecuada para ti.

Si has sufrido esta situación, incluso con regularidad, es hora de hacer frente a tu equipo de descanso empezando por tu almohada, para poner una solución.

Cómo elegir la almohada perfecta

Las almohadas se fabrican en distintas medidas, formas y con diversos materiales de relleno de modo que la oferta es muy amplia. Pero, ¿qué almohada es la mejor para ti?

Almohadas

Es imposible contestar a esta pregunta con una recomendación general o una afirmación del tipo: “las mejores almohadas para todos”. Las necesidades específicas y hábitos de sueño son muy diferentes en cada persona.

Según tu postura al dormir

Por consiguiente, si estás buscando la mejor almohada para ti hay que tener en cuenta diversos factores empezando por la postura en que duermes. Cada persona es bastante particular en sus hábitos de sueño y necesidades, no menos importante es la posición en que duermen. Por lo tanto vamos a hacer una distinción entre las tres siguientes posiciones para dormir:

Dormir de lado

Dormir de lado es una de las posiciones más comunes entre la gente. Alrededor de dos tercios de la personas prefieren esta postura durante el sueño, por lo que hay una probabilidad relativamente alta de que tu también la prefieras.

Para los que duermen de lado existe el riesgo de que la almohada sea demasiado alta o muy baja y no mantenga tu cuello en la posición adecuada. Esto puede crear tensión en el cuello, con dolores debido a su mala posición e incluso algunos dolores de cabeza pueden ser debido a esta causa.

Por esta razón, los que duermen de lado deben utilizar almohadas que sean capaces de rellenar el área que hay entre el hombro y el cuello tanto como sea posible para apoyar la cabeza en ella. La almohada ideal es la que forma desde la pelvis hasta la cabeza una línea recta.

Existen almohadas cervicales diseñadas para favorecer el reposo en esta posición a personas con problemas de cuello, aunque con almohadas clásicas de gran calidad o con materiales más modernos no son estrictamente necesarias. Las almohadas sintéticas o como las de plumas clásicas pueden aportar los mismos beneficios, si nos dan el soporte adecuado.

Dormir de espalda

Alrededor del 20% de la gente prefiere dormir con la espada contra el colchón o boca arriba. Para los que duermen en esta posición la almohada a de ser más más baja y suave, lo suficiente para rellenar el arco del cuello y mantener en descanso la cabeza. Son inadecuadas para esta posición las almohadas muy altas ya que pueden forzar la posición de la cabeza hacia arriba y causar tensión en el cuello con el consiguiente perjuicio.

Dormir boca abajo

Duermen boca abajo o con el pecho al colchón alrededor de un 10% de las personas. De las tres posiciones esta es la más desfavorable para la espalda porque fuerza la posición natural de la columna vertebral. Los que duermen boca abajo necesitan una almohada muy plana ya que elevar el cuello en esa posición retuerce más la posición de las cervicales. Lo más recomendable es utilizar almohadas con poco relleno y muy suaves, o almohadas para niños.

Posición mixta

Muy pocas personas duermen toda la noche en la misma posición así que casi todo el mundo duerme realmente en una posición más o menos mixta. De este modo, las personas que cambian su posición durante el sueño necesitan una almohada tan buena como sea posible para que se adapte a estos cambios. Las almohadas de látex y viscoelástica son bastante recomendables para estos cambios de posición por su gran adaptación.

Según el relleno de la almohada

Al final, es el relleno de la almohada lo que marca la diferencia. Elementos como la forma, la altura y el tamaño no son los únicos factores que determinan que una almohada sea la óptima para tu descanso.

Hoy en día existe una gran cantidad de tipos de almohadas con rellenos diferentes, cada uno de los cuales tiene sus ventajas e inconvenientes. Los tipos de almohadas más comunes son:

  • Almohadas de fibras
  • Almohadas de viscoelásticas
  • Almohadas de látex
  • Almohadas de plumas
  • Almohadas de plumón o duvet
  • Almohadas de espumas técnicas

Vamos a analizar un poco más en detalles cuáles de estas son las almohadas preferidas entra la gente:

Almohadas de fibras

Las almohadas rellenas con fibras sintéticas pueden presentar distintos rellenos: en copos, fibras sueltas o enrollada. En ocasiones también presentan una mezcla con copos de otros materiales como viscoelástica , látex o gomaespuma.

Almohadas viscoelásticas

Las almohadas viscoelásticas están rellenas de bloques de viscoelástica y se pueden encontrar de distintas calidades. Estas almohadas, al igual que las de espumas, proporcionan un excelente soporte para el cuello ya que son muy adaptables y no ejercen presión. Las almohadas viscoelásticas son muy recomendables para personas con dolencias cervicales y para quién quiere una almohada firme y suave. Aunque las hay lavables, la mayoría no lo son.

Almohadas de látex

Las almohadas de látex, aunque también se fabriquen con este material almohadas con copos de látex, la mejores y más aconsejables vienen en un bloque de látex. Proporcionan un excelente soporte, son muy adaptables, elásticas, transpirables, antialérgicas y más naturales que las de espumas o las almohadas viscoelásticas.  La humedad es su mayor enemigo aunque se pueden lavar si el secado es perfecto.

Almohadas de plumas y plumón

Las clásicas almohadas de plumas y plumón son sobradamente conocidas y probadas. La ventaja de este relleno es su suavidad y confort acogedor. Sin embargo para muchas personas puede ser un inconveniente, por ejemplo para personas que necesitan un mayor apoyo.

Almohadas de espumas

Estas almohadas de relleno artificial pueden venir en un bloque con forma de almohada o con el relleno a trozos (éstas últimas no son nada recomendables). Las almohadas en las que la espuma tiene la forma de almohada tienen un buen soporte para el cuello, son muy estables y apropiadas para personas con problemas cervicales o alergias. Su mayor inconveniente es que son poco transpirables y tienen difícil limpieza.

Más
por página

Catálogo

Color
Medidas

Descuentos